Páginas

Evasiva despedida
















Y si al abrazarme
no sientes
como si abrazaras
un árbol viejo...
de nada sirve mi abrazo.

Mejor vete...

Y si al hablarme
no escuchas
tu propio eco...
¡Date vuelta y vete!
Porque no tengo
el vacío suficiente
para saber escuchar.


Y si te vas
quizá al verte
como un punto
en el horizonte
recuerde
al que era yo
antes de irme
de mí.

Y al golpe vuelva...

Para llenarme
de nuevo
de sabia antigua
y también
del vacío
del que está lleno
el universo.
Ese universo
que se viste de azul
para que lo veas
en las mañanas
cuando alzas el vuelo.

Las luces de la ciudad
Las luces de la ciudad
no caben en esta canción
como las ganas que tengo
de volver a ver el mar
pero esta vez junto a ti
y quizás si tengo suerte
también junto a mí.

Esta guitarra ha estado rota
muchas noches como hoy
y rota
llora
encerrada en ese estuche
que parece un ataúd
un ataúd rodeado de ropa
en el closet
bañado de libros
que se abren como flores.

Y así mi cama
no provoque incomodidad
en tu ropa
quítatela y duerme...

No importa si no estoy...
Déjame tu aroma
que el aire
por sí solo
no es capaz
de ser mi alimento.



Leandro Sabogal
3am












"El espacio en que no estás
sigue siendo el lugar en que no estás..."

No hay comentarios: