Páginas

Apuntes de un miércoles cualquiera.













1.
Hubo una época
en que la gente se volvía loca
nos regalaban comida.
Uno se daba cuenta en qué temporada era
pues se manchaban la frente con tizne. (como hoy)
Pero ahora no es igual…
veo que se echan tizne
pero se olvidaron de uno.
Hoy fui a buscar algo de comida en la basura
y todo estaba lleno de espinas de pescado.

(Un amigo imaginario que además es indigente.)


2.
Hoy la gente amaneció con dibujitos en la frente.
Les veo estrellas, torres de París, asteriscos, pescados y ositos de peluche.
No es justo que me reprendan cuando quiero pintar en las paredes.

(Un amigo imaginario que además es un niño)


3.
No entiendo por qué la gente
ve un poco más y le da miedo descubrirse
termina por echarse ceniza en el ojo de la frente.


4.
“Si no me pongo la ceniza tendré mala suerte.”
Y esa cruz que llevan es como la señal del mapa del tesoro.
Ahí precisamente es donde está lo esencial, detrás del casco de los sesos.


5.
El tizne se ve negro recién puesto
se blanquea a medida que se seca
como si el agua de la vida
hiciera más evidente la muerte
y la sequedad la otra muerte.



Leandro Sabogal
6 Marzo de 2014
2:11am

Guerra de quimeras (canción)

Fragmentos en la boca.



(Fragmento de "Un poema que se hizo río")

Maliciosa imagen
afilando la daga.
Roja línea en mi cuello
interrumpe luz volátil.
Antes que cierre mis ojos
nauseabundo pronunciaré tu nombre
atinando así la mejor razón para yacer.

Amanecer me suena a dos palabras: Amar y nacer.
Si así fuera, aun espero la aurora.



(Fragmento de "Una vida pasada")

Muerta la palabra en tu boca puedes masticarla
antes de que empiece su proceso de descomposición.
Retira los restos que se resistan a morir
incluso si aparentan estar quietos bajo la lengua.
Amasa su cadáver con saliva y mézclalo con canela.
No vayas a dejar salir algún gemido porque podría
alertar a otras palabras y se reproducirían como cucarachas.

...No te tragues las palabras muertas, antes bien abandona sus restos en el tallo de un árbol cualquiera del parque.



(Fragmento de "Un profeta remiso")

Muerdo el trozo de tela para callar mis gritos
ato mis manos al árbol para no moverme
repaso los días de mi vida para seguir el rito
incinero mi ropa en la ribera para evitar el humo.
Antes de ofrecer mis pasos a la quietud del tiempo
navego hasta la orilla de mi última pregunta:
Aire... ¿Por qué no me diste una grieta para sangrar?

....Hoy que solo quiero hacer de mi cuerpo un río.


(Fragmentos de "una ventana rota")

Miserable vida es estar en encierro.
A veces la libertad quisiera filtrarse
repentinamente por las ventanas.
Intento acostumbrarme a la celda,
a las cuatro paredes de carne y tiempo.
No pongo resistencia y espero la noche:
ahí vuelvo a ser libre porque no veo mi cuerpo.


Entre sueños este sueño irreal es mi aliciente.




Leandro Sabogal F
28 Abril de 2015