Páginas

Lienzo de la tarde

Punzante silencio
derriba la tarde
poemas usados
atizan el fuego
Lluvia pusilánime
y frío
ganan peso en la balanza
del adiós creciente
a modo de luna.

Hierven en su garganta
nudos
nudos que evaporan la esperanza
carcomen los suspiros
la rabia
la rabia espolvorea la cara
otra forma de amar
sin usar la trementina.

El lienzo de la tarde ya estaba manchado
quizá ella le haya hecho sangrar
en uno de sus rasguños pasionales
y esa herida no cierra
ni tampoco la bragueta de aquel pantalón negro
ni tampoco el pecho
de aquel que sueña con hallar el amor
fosilizado entre las piedras.


Leandro Sabogal
22 Abril de 2013



No hay comentarios: