Páginas

Bitácora de viaje



Heredo mis palabras a quién las lleve en el recuerdo
y mis letras a quién las lea más de dos veces.

Heredo mi voz a quién haya vivido un segundo más en ella
y quién haya olvidado que es mía por pensar en Dios.

Heredo mis manos a quién haya recibido sus caricias
y también a quién haya sido menester el estrecharlas.

Heredo mi ropa dignamente al fuego 
y que ese fuego abrase al desnudo.

Heredo mi nombre a cada poema escrito 
y a cada poema le heredo los labios de la mujer que amé.

Heredo la palabra "gracias" a quién juzgue reclamarla
y la palabra "perdón" a quién busque paz en su interior.

Los cuadernos llevan tesoros entre sus hojas 
mas no todo lo que brilla es un tesoro
déjenle esas labores a mis hermanos de Alma
ellos saben qué hacer con eso. 

Los cassettes, las fotos, la estantería y los espejos
realmente nada es mío desde antes.
La guitarra y las canciones... tampoco son mías
Yo fui más de ellas que lo contrario.



Leandro Sabogal
28 Noviembre de 2012



Una rosa blanca

















Si yo te regalo una rosa
no es para que la dejes estática
junto a otras flores esperando la asfixia
o dentro de un jarrón antes habitado por otras rosas.

Si yo te regalo una rosa
es para que la lleves contigo
para que la arrugues, la deshojes, la muerdas y la llenes de ti.
Para que toques con ella cada parte de tu cuerpo
y si es posible, tu alma en un beso.

Una rosa. Una rosa blanca.
para que la manches con tu tinta
y la tiñas con tu sangre
para que la moje tu saliva
y adorne tu cuerpo desnudo mientras duermes
para que aparezca en tus sueños y sea tu sueño.

Si yo te regalo una rosa. Una rosa blanca...
no te regalo una rosa... soy yo en tus manos.



Leandro Sabogal
27 de Septiembre 2009



....

Voz y Bandera




No soy de este lugar solamente por caer entre los límites imaginarios de una mente malévola. No vibra mi alma por las notas musicales que me enseñaron a hacer mías. Mi alma vibra por la gente que habita y coexiste conmigo en esta tierra. Ni me siento orgulloso de una bandera que grita en mi cara lo que no somos. Mi bandera es la voz que emerge con dolor por la injusticia del opresor y del oprimido que calla:


No somos oro pero brillaríamos como el sol si abriéramos los ojos.
No somos mar pero cuánta sed y hambre podríamos sanar si uniéramos las manos.
No somos sangre para derramar por una causa que no es nuestra...
somos sangre que corre por las venas
y queremos transmitir a nuestros hijos.
Somos sangre que quiere ser signo de vida y libertad verdadera.

Reprochamos a los que empuñan una piedra
y olvidamos estas palabras del Maestro:
"Si estos callan, hablarán las piedras"
Somos Voz y no silencio,
profetas de nuestro tiempo.


 Leandro Sabogal
20 Noviembre de 2012



La Torre sin Babel




Mi corazón
hecho piedra
desmoronándose
en mis manos...

¿Quiénes más
con el corazón
hecho piedra
para construir
una torre?

Alta
muy Alta
para alcanzar
una bandada de aves
que nos arrebate
muy lejos
de estos despojos humanos.

No estamos curados
del ayer maldito en nuestras lenguas
todavía yace la división
y con un hágase
se hicieron los gobiernos
y con un cállese
invisibles las mordazas
y  un corazón roto
lágrimas de un pueblo.

Alta
muy Alta
para alcanzar
una bandada de aves
que nos arrebate
muy lejos
de estos despojos.


Leandro Sabogal
19 Noviembre de 2012



.....


Mortal

para Narsly Cuestas


Mírame aquí
entregado a los rezos
de papel mojado
mírame aquí
cierra los ojos un rato
y mírame aquí
sacando con agujas la sangre
que me da la vida
porque con mi vida
quiero escribir en este papel alado.

Mírame aquí alucinando...
siento que no pasa nada,
el mundo se hace frío
a medida que el reloj muere
el mundo se hace frío
e intenta tragarme.

Y las letras son aguijones
que me dan el veneno
de estar vivo.

Solo un deseo le pido al verdugo:
déjame morir lentamente
y soportar la existencia largo rato
déjame morir en sus brazos y en el castigo de su boca,
arrebátame el privilegio de estar solo
arrebátame el regalo de una muerte rápida
déjame morir y seguir respirando
déjame morir como he venido haciendo
desde el parto.

Leandro Sabogal
18 Noviembre de 2012




Manos expuestas





















Manos expuestas
heridas
los dedos se estiran
raíces sin tierra
sin agua
buscan la muerte
para acariciarle el rostro.

La sangre
colapsa la sangre
hay una tormenta en mi cabeza
el río crece
la sangre transporta cadáveres
son imágenes difusas
recuerdos difuntos
las madres lloran
a la orilla.

Los niños
Ellos juegan a la guerra
tú y yo
el corazón
campo de batalla
Tú y yo
los niños que fuimos sobreviven
pero aún juegan a la guerra.

Manos expuestas
heridas
los dedos danzan hacia el cielo
abren los poros
reciben la lluvia
hay una tormenta en mi cabeza
el río crece
el río de sangre
lloran las madres.


...


El museo cierra
y mañana
las manos estarán expuestas
en otro lugar.





Leandro Sabogal
12 Noviembre 2012



....

Acuarela nocturna



Agua a sus Acuarelas
Manchas
furia vertiginosa
desaliento y desequilibrio.

La noche avanza yo decaigo
el cuchillo pierde su filo
la muerte asoma
y se esconde de miedo.

Riesgo
vivir es riesgo
cicatrices
solo quien las merece
las aves no vuelan de noche
salvo las que acaban de escapar del cautiverio.



Leandro Sabogal
8 Noviembre 2012




...

Golondrinas

















Para Narsly Cuestas


Destellos de plata 
por las orillas de tu habitación
buscando el calor de tu cuerpo
buscando las marañas de tu pelo 
para anidar esta noche.

Dos golondrinas 
sostienen la hamaca de tu boca mientras ríes
Dos golondrinas 
me llaman con su canto para entregarme al vuelo.

Y yo no hago más que batir los pinceles 
sobre la acuarela para llegar más rápido.
Y yo muevo apresuradamente mis dedos 
sobre las cuerdas de mi guitarra para acortar distancia.



Leandro Sabogal
12 Noviembre 2012




....

...,



No he perdido la sonrisa.
Ella acampa a las afueras del centro médico
para alcanzar ficha.

No he perdido la locura.
Hay que estar loco para abandonar los sueños y actuar como si nada.

No he perdido el sentimiento.
Tres puntos y coma suspensivo.

No he perdido el tiempo.
Jamás lo he podido atrapar.
Nunca ha sido mío.

No he perdido el tren.
Todavía da vueltitas al rededor del árbol navideño.

No he perdido la costumbre...
y esa es mi maldición.



 Leandro Sabogal
8 de Noviembre de 2012

Poema guardado


Huele a poema guardado. 
He intentado ocultar ese aroma con cuerpos desnudos, 
música estridente, malos pensamientos y agua de cilantro. 

No. Nada ha hecho efecto. 
Ese hedor a poema guardado 
sigue en el aire de mi cuarto. 

He cerrado las ventanas y los cuadernos. 
Boté mi cama a la basura y quemé toda mi ropa. 
Maldito poema creo que lo llevo anclado a mi cintura, 
intentaré un baño de agua caliente.

Acabo de llegar y nada ha pasado. 
¿Habrá forma de arrancar de la piel esta pintura? 
debe ser el tatuaje que me hice en aquella esquina. 
Esa misma esquina en la que meses atrás te vi por primera vez.

No. Eso no debe ser cierto. 
Fuiste otro intento por quitarme este peso que llevo encima.

Huele a poema guardado. A eso olerá mi tumba.


Leandro Sabogal
6 de Nov 2012