Páginas

Leones



Junto al gran árbol legendario
un león reposa su última presa;
la sangre, aun tibia en sus fauces,
insiste en la huida,
aunque pronto acepta la tardanza.

León de cabellos dorados y mestizos
ecos de trigales y otoños,
ocasos africanos, llanuras salvajes,
ninfas de fuego y
armaduras de sol.

Abro la ventana de mis manos,
rasguño los pasos del pasado,
guardo silencio para no despertar la bestia.
Es entonces cuando quiero ser león y
nacer tras los pasos de la manada:
transitar los no caminos,
intuir la presa y olfatear su miedo.
Naturaleza al fin!
animal que no sabe negar su esencia.


...En algún lugar de la ciudad descansas,
esperando la hora de decir ahora.



Leandro Sabogal
4 - 5 Abril 2010




Árbol








Tu ausencia me hace sentir vivo. Es un dolor que enceguece mis pasos
llevándolos al fondo de la tierra a ser raíces y me hago árbol.

Juego con las palabras. Las imagino aves construyendo en mis ramas
con hojas que se secaron soñando ser semillas.

Tu ausencia me sabe agrio, a secreto, a pared castiza
y me acaricia el cuerpo una multitud de insectos
sedientos de luz y adictos al día, locos, paranoicos, fugaces.
Ahora soy un panal repleto de sangre, un laberinto alérgico a las flores.

Tu recuerdo me suena opaco. Es una guitarra sorda ahogada en telarañas,
un espejo roto, una almohada estéril con sueños adoptivos, un eco de tu silencio,
una mancha en la ropa.


Leandro Sabogal
7 enero 2011

---