Páginas

Salmo responsorial






Al salmo nos unimos diciendo:



¡Indio comido, blanco Caníbal!



Todos: ¡Indio comido, blanco Caníbal!



Ya no quiero celebrar la libertad que no existe,
cuál independencia proclamo si me tienen del cuello.
Todavía hay una batalla en mi interior
entre la sangre asesina y la sangre asesinada.



Todos: ¡Indio comido, blanco Caníbal!



Los tripulantes del barco ya están en los infiernos chibchas.
Crucificaron al Cristo que predicaban
y profanaron el paraíso que les esperaba.
Quiero volar en el cielo de mis ancestros,
pero en mi piel llevo la marca de sus asesinos.



Todos: ¡Indio comido, blanco Caníbal!


Ya no quiero celebrar la libertad que no existe.
Mi grito no es de independencia sino de dolor.
Vivo sujeto a la vida que me programan y si me niego
me presentan como destino un valle de muerte.



Todos: ¡Indio comido, blanco Caníbal!





Leandro Sabogal
12 Agosto 2008








Imagen: "Cruzsinficción" acuarela de Leandro Sabogal


...

Estado Crítico

Tengo los síntomas más severos:

Frío en los pies, limpias las uñas, una leve sonrisa casi postiza y un deseo incontrolable de andar desnudo por la casa de alguna mujer desconocida. A eso le sumo el insomnio sin cansancio y el tener la mente en blanco... el cuarto moderadamente ordenado, la casa debidamente barrida y trapeada (pisos y paredes), los vidrios de las ventanas con los rasgos de una escobilla mal pasada, toda la ropa limpia y con suavizante.

Cualquier frase que llega a mi mente me rehúso a escribirla, porque temo escribir mentiras y temo escribir mi verdad. Es como si se me antojara robar mentiras a otros para negarle a no sé quién en este espacio que padezco la enfermedad más terrible de la vida: Ya no sucede nada.



Leandro Sabogal
21 Julio 2010
12:10am