Páginas

Vacío

Una silla vacía en la mitad de la plaza
se ha quedado ahogada en lo que sería tu descanso.

El rechinar de la puerta, un toque...
son banal esperanza.

¿De qué sirve una guitarra llorando,
si no hay un valle para que corra su río?

¿De qué sirve este vacío si pones otro a mis espaldas?



Leandro Sabogal
30 Mayo 2011


...

No hay comentarios: