Páginas

Lontananza

Encontré un poema agonizando en mi guitarra.
Confesó que la tarde tenía forma de mujer
y en sus manos se acunaban despedidas.

Me pidió que le cantara esa vieja canción de nostalgia,
porque en el filo de la nostalgia veía mejor el horizonte,
porque en el filo, el paisaje de sus besos limón.

Encontré un poema agonizando. Lo vestía una sonrisa suave.
Me habló del sabor de su nombre en la boca
y de los únicos versos que reza de memoria:
Los que escribió largas noches en su espalda.


Leandro Sabogal
25 Mayo 2011

No hay comentarios: