Páginas

Vacío

Una silla vacía en la mitad de la plaza
se ha quedado ahogada en lo que sería tu descanso.

El rechinar de la puerta, un toque...
son banal esperanza.

¿De qué sirve una guitarra llorando,
si no hay un valle para que corra su río?

¿De qué sirve este vacío si pones otro a mis espaldas?



Leandro Sabogal
30 Mayo 2011


...

Cuyavra Namay

Cuyavra Namay eres agua que se evapora en mis manos,
palabra que toca mis labios sin dejarse atrapar.

Te pronuncio. Una y otra vez te hablo.
Vibro mis pliegues para hallarte en mi trance
pero no te hallo en mi bullicio interior.

Eres palabra - silencio.
Silencio libre
cual espíritu del aire
que se revela al mundo
en el aleteo de una mariposa.

Cuyavra Namay.
Nadie ha entrado en tus ojos.
Nadie te ha enseñado de tiempo ni fatigas humanas,
habitas un cuerpo y pasas a otro
como si fueran conchas de caracol.

Máscara blanca,
sonrisa con traje de sonrisa.
tus manos son raíces de ayahuasca
prontas a bañarse en mis lágrimas.

Selva oscura, acógeme en tu vientre
Selva oscura, acógeme en tu vientre.




Leandro Sabogal
29 Mayo 2011

PARTIDA


Puedo hacerme en un rincón y no hacer ruido,
puedo hacer el papel del invisible, del silenciado.
imagina que mis ojos son dos mariposas austeras
y olvida que te observan desde lejos.

Puedo jugar a ser camino, quizás te pierdas.
podría pintarme un charco de lodo para prenderme a tus piernas,
podría plantarme unos árboles para que me arranques dos frutos y los lleves a tu boca.

Puedo creer que no soy. Y dejarte la mente en blanco,
puedo creer que no estoy y ser vacío en tu pecho,
puedo ser y no ser, y disfrazar tu incertidumbre.
Puedo simplemente estar al margen, para ver tu partida...

...de ajedrez.



Leandro Sabogal
29 de mayo
7:40pm



...

Lontananza

Encontré un poema agonizando en mi guitarra.
Confesó que la tarde tenía forma de mujer
y en sus manos se acunaban despedidas.

Me pidió que le cantara esa vieja canción de nostalgia,
porque en el filo de la nostalgia veía mejor el horizonte,
porque en el filo, el paisaje de sus besos limón.

Encontré un poema agonizando. Lo vestía una sonrisa suave.
Me habló del sabor de su nombre en la boca
y de los únicos versos que reza de memoria:
Los que escribió largas noches en su espalda.


Leandro Sabogal
25 Mayo 2011

Estereotipo



"El estereotipo es el lugar
donde falta mi cuerpo"
Barthes



Mi cerebro no detecta tu presencia física.
Mis sentidos no me traen información de ti.
No existes.


Pronuncia cualquier palabra.
Déjame oír tu voz tiñendo sabor café las palabras,
pues las cosas se sugieren estereotipo de ti.


Tengo la leve sospecha
de haberte inventado por necesidad.

Yo inventé la flor
que ya no estaba en mi mano.
Yo inventé tu voz.
Tus palabras
parecen salidas del libreto de mis deseos.

Hablé solo esa noche bajo el busto de Suarez de México,
toqué mi guitarra a los árboles moribundos del parque.
Me senté luego en otro oasis a ver los niños jugar
y a los perros dejar su olor en el césped.
Fui un anciano más en la panadería de la esquina.


No existes.
Ya no confío en el recuerdo. No creo en el recuerdo.
Todavía tengo la leve sospecha de haberte inventado por necesidad.





Leandro Sabogal
15 Mayo 2011


...

Volátiles






11 Mayo 2011



Deberías verme cayendo de sueño
sobre estas hojas calladas.
Trato de agarrar con mis manos
un par de palabras que aletean
como mariposas sobre mi cabeza.

Guardo quietud para que se calmen
pero no lo hacen.
Juguetean en el aire
mientras bautizan los lunares de mi rostro.

Una hija de Eva haciendo honor a su madre
me dio a comer una manzana silvestre.
La manzana ya hace los suyo:
sus semillas han aflorado
y la enramada ha despuntado desde mi vientre a mi boca.
Es de hojas rojas porque mi corazón aloja sus raíces y la alimenta.


Continúo en mi quietud, esperando que una de esas palabras volátiles
descanse en mis hojas para atraparla en papel fotográfico.
Continúo en mi quietud, solo para ver a través de sus alas transparentes
y dejar que el aire me mueva a su gusto.


Leandro Sabogal



ilustración: Mathiole
Visite sus obras en
www.mathiole.com



...

Abordaje

Tres silbidos en mi oído interno.
Gritos, notas, acorde.
Quizás ese sea el verdadero silencio:
un Feed back de tus ojos cambiantes.

La palabra "abordaje" salió a caminar
esta noche sin luna. Tenía frío en la piel
y un leve calor en el vientre.
Su aroma me lo traje cubriendo mi cuello.

Se cayó una flor de mi mano,
era fucsia de pistilos orientales.
También se calló un beso clandestino,
mas una flor y un beso florecen
en cualquier descuido del tiempo.
En cualquier lugar.

Esta noche podría engendrar algún tipo de culpa,
mas no la dejo ser, no me arrepiento:
una canción vale más que beber labial veneno
que no deja muerte pero sí un adiós.


Leandro Sabogal
7 mayo 2011

----