Páginas

Voces




Ya no sé qué hacer las voces
arrumadas una sobre otra.
Las desconozco,
No entiendo lo que piensan.

Me siento en el sillón a embriagarme en su nostalgia,
me someto a ellas buscando un horizonte.

Es que ya no hacen ventanas
para ver el horizonte,
ya no fabrican horizontes
porque nadie quiere verlos.


No me contarán entre los poetas,
jamás me embriagué con ellos,
jamás dejé salir mis voces
para que desnudas mis letras
encallaran en sus camas...
jamás bebí de sus copas y ese fue mi pecado.

No sé qué hacer
las voces que con rabia gritan desde adentro;
no sé si callarlas y no sé hacerlo.
Si callo hablarán las piedras.


Leandro Sabogal
5 Octubre 2011



No hay comentarios: