Páginas

Clase de dibujo N°11 ambientes cálido y frío

SELVA VERDE (2004)

El filo del sol amenaza con cortar el día
alcanzando en su intención un poco de mi piel,
Más restos de mi cuerpo subastados al dolor
quien lo compra a un bajo precio;
Mis brazos acogidos muy suavemente por la gravedad,
Extrañan tu espalda, adicta a una pared.
Y mi alma cargando con este cuerpo destrozado
Lucha por hallarte entre las horas.

Ah! Quiero beber tu saliva una vez más
Quiero callar las palabras que nos hieren;
abasteciendo, mutuamente nuestros labios
de palabras nuevas y
Amarte con el único amor que me queda:
con tu amor por el que vivo.

Quiero huir del sol y caminar entre la nieve
Arrastrando, completamente desnudo,
Mi luz entre el ombligo de la tierra,
Para ver las palomas libremente volar…
Entre mis manos y mi boca.

Y derretir tu oscuridad más pura
Para bañarme en ella mientras la conquisto
Izando mi bandera en tu monte Venus.

Y enredar mis dedos, otra vez
En la boca del volcán
Donde se agita suavemente
Tu sensación de gritar.












FUEGO LÍQUIDO (2004)

No puedo evitar la estrecha locura
que nos ha tocado a los dos:
el mismo aire, la misma brisa…
Ya no puedo más con esos ojos de níquel
que me miran de tantas formas y colores,
haciéndome llorar, reír y enternecer;
haciéndome morir y deshaciéndome al vivir.

Ya no puedo cantar la soledad pues no la tengo,
pero, cuánto la extraño… mortificándome.
todo es un círculo vicioso de cigarrillo aguardiente y menta,
todo me trae a ti, todo me aleja
hasta la distancia iza tu nombre: todo me Aleja.

No sé cómo olvidar tu piel suave como tu voz,
como mis manos, tu piel blanca al éxtasis.
¿Cómo mis manos no irrumpir en tu tranquilidad?
No sé evitar tu desnudez en flor
tu tez en hielo, en sed. Reseca mi voz.
Y el aroma en canción que derraman tus piernas
y la luz tenue y apacible que anida en tu pecho.

Mas no tengo paz desde que te vi llorar.
El marco de pusilánime rubor me acusa en tus ojos.
La gota salitre y muerte en tu mejilla
me sofoca, me quema el pecho, el alma;
no sé qué me quema y me mata.

No puedo evitar amarte y amar la duda
no puedo evitar la estrecha locura
de amar tu piel, tu paz y tu beso de agua en mi sed,
no puedo la distancia y la soledad
y el amanecer fresco de tus labios
tras una larga noche.

Y no es que ame la soledad y la anhele.
No. debe ser mi infame cobardía la lápida mía
o la duda de ser yo tu zapato o tu espino,
hace frío y te robo la cobija.
Hace frío y te robo la cobija.

Sueles ser feliz cuando no estás conmigo
y ese que recuerdas tanto no te quema tanto el alma:
mi ayer y mi presente,
ese soy y ésta es mi duda:
No evitar la estrecha locura
de amarte a fuego y agua.


Leandro Sabogal

....

No hay comentarios: