Páginas

Lapsus Tecum

Mis dedos en el teclado
arrancan clusters por cansancio,
las horas me pesan en la espalda
y no puedo evitar que se cierren mis ojos.

Oh! Grandioso instante, bondad de Morfeo,
te veo acercando tu rostro enamorado
en busca de mi boca
y al tocarme me regresas a mi cuerpo.

Despierto con tu aroma en el ambiente,
como si en verdad hubieses venido en el instante próximo,
cual gota de agua bendita en este desierto.


Leandro Sabogal

1 comentario:

Maureen Prado dijo...

Su ausencia por estos lados ya sobrepaso los dos meses, digamos que quema y duele u.u