Páginas

Festivo

Para Gustavo Moncayo

Salgamos a caminar
para disfrutar de este día soleado,
quizás en la calle estén
los que acostumbran a distraer la rutina
de esta existencia: los de la otra rutina.

Émulos populares, payasos,
estatuas humanas que funcionan con una moneda,
(de esos hay muchos disfrazados de gente)
cuenteros que le sacan chiste hasta a la mierda,
(y los que la comen le encuentran otro sabor)
músicos que lo son y otros a los que la lástima es su canción favorita.

No te olvides llevar dos o tres monedas,
para quitarnos de encima las manos obstinadas
y los rostros con mas convicción de su miseria.

Ah! Los indígenas hacen una manifestación.
No sé claramente por qué, pero está aburrida.
Sólo uno lleva una tambora y los demás corean:
¡Exigimos respeto! ¡No a la globalización!

Quizás la comunidad gay apoye su causa,
porque entre ellos se colaron los colores de su bandera.

¡El paseo tiene otra novedad!
la calle tiene nuevas atracciones.
el hombrecito que caminando diez años de dolor y ausencia
vive ahora en la plaza de Bolívar: “el caminante por la Paz”.

Quedará muy bien en el álbum de los recuerdos,
debemos verlo antes de que los medios
tengan otras noticias que suban el nivel de audiencia.

¡Bravo! ¿y quién les da protagonismo a los millones de caminantes por la guerra
que ahora viven en las calles sin carpas, ni cámaras de televisión?
¿Quién les da protagonismo?
y a nosotros :caminantes de un festivo, caminantes por la séptima*
¿Quién nos da protagonismo?

Leandro A. Sabogal (2007)


*calle popular del centro de Bogotá