Páginas

Oda clandestina




I. Génesis

En el principio la música era en sí misma,
de repente, se dio cuenta de su soledad, y habitó en el hombre



El músico arranca de su alma ¹
trozos que disfraza de sonidos.
No hay tiempo, ni edades en ellos,
no hay razones, ni lógicas válidas.
Él no sabe qué sucede,
sólo siente placer y a veces llora.
Los lanza al aire y desaparecen,
los lanza al aire y mueren.

Quizás alguien los escuche,
quizás alguien cree que le hablan,
o le gritan, o le insultan.
Pero, sólo el músico sabe de su alma. ¹
(Muy poco de su música.)

Sólo el músico es libre (nadie más)
de dar vida o matar lo que su corazón canta,
(mas, no es libre de elegir tal canto)

Los demás, como en todos los siglos,
alistan sus oídos para el éxtasis,
alistan sus cuerpos para los ritos paganos
y creen que la música es de ellos.
(Pronto vinieron las letras para brindarles consuelo)²

La música es de nadie, ni siquiera del músico.
Ella es por sí sola. No depende de nada.
Pero sin músicos nadie podría invocarla
nadie podría oírla pasar.

La vida sería igual que la muerte y el silencio perdería su valor.




II. La esclavitud

La música y las letras se hicieron amantes, de su idilio nacieron miles de semidioses, monstruos y deformidades, que luego en orgías y borracheras se mezclaron con las hijas de los hombres y nacieron gigantes con cerebro de mosquito y con ellos la pobreza y la muerte .



Vino una raza
que recogió los bastardos de la calle,
los engordó con legumbres y
sobrevivieron.

Los esclavizó,
apresándolos en los bafles.
fue fácil el adiestramiento
fue fácil robarles el estiércol para venderlo.

Los hijos conocieron la perversión
y vendieron su corazón al dinero
que de nada les servía.

Los abuelos lloran y las masas piden más carroña.


III. Da Capo al Fin

Los hombres no tienen elección: nacer, crecer, comprar un
reproductor de sonido y morir.



La música se fue a la montaña a llorar *
se hizo anacoreta y clandestina
a veces intenta el recate,
mas no cree que sea el tiempo de morir.

(Ya no en el viento. El alma del músico se volvió retraída)

A lo lejos sus hijos deformes mendigan amor.

Antes la música jugaba con el auditor.
Ahora los productores juegan con el auditor y los bastardos de la
música y las letras.


Leandro A. Sabogal
(2008)

=============================================================

¹ O lo que llamamos alma.
² A los hombres. (Que poco entendían la música, pero la creían suya)
* Algunos le llaman jazz a tal llanto. De ser así, el llanto se hizo río que vino de la montaña para rescatar en sus aguas a los hijos que quedan vivos.

2 comentarios:

Pedro dijo...

Un homenaje a la música cargado de connotaciones poéticas, que al fin y al cabo también es música con palabras.
Me uno a tu canto.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

:) Me encanta como escribes... creo q ya te lo había dicho, pero quiero reafirmarlo.
Luisa S