Páginas

Algo de mí

Mi convicción está en constante movimiento,
se mueve al vaivén de la pregunta eterna,
pero siempre firme e incorrupta
como un baúl que ni yo mismo sé abrir.

Mi corazón es el mundo
lleno de agua salada no apta para beber.
Un universo de bondades y banalidades,
con un centro de fuego deseoso de explotar.

Odio de mí, la falta de aventura,
el miedo a equivocarme, equivocarme
y la lentitud para corregir y absolverme.
A veces olvido que el tiempo ayuda a olvidar
pero no perdona.

Amo de mí lo que todos saben de mí,
pero amo por encima de todo
lo que sólo la mujer que amo sabe de mí.
aunque ni ella ni yo sepamos decirlo.
(tampoco es necesario hacerlo)

Leandro Sabogal (14 sept. 2008)

1 comentario:

majus dijo...

Encuentra un equilibrio entre el cambio y la rigidez, entre lo que te gusta y lo que no...
Ponle el sabor que tu vida necesita y que tú mereces
Busca lo que quieres encontrar y sin miedo de perderlo, arriésgate a probarlo todo...
Me haces falta, hace falta ser la puerta

Te quiero muchoooo